Quantcast
El tiempo en: Jerez
Viernes 12/08/2022  

Andalucía

19J: Los candidatos convierten el último debate en una guerra total

Los mensajes de la importante cita electoral se diluyen por la reiteración de las acusaciones cruzadas y la escasez de propuestas

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Debate electoral con los candidatos a la Junta.
  • Olona avisa a Moreno de que no le apoyará sin entrar en el gobierno
  • El líder del PP insiste en pedir el voto para gobernar en "solitario"
  • Los partidos de izquierda muestran sintonía para un hipotético pacto

"Estoy asombrado de estar asistiendo a un debate en el que no se está dando una sola propuesta para mejorar la vida de los andaluces". Así resumió el candidato de Ciudadanos, Juan Marín, la sensación que también debieron tener la mayoría de los miles de televidentes que este lunes asistieron desde su casa como el segundo y último debate antes de las elecciones del próximo domingo se convertía en una batalla dialéctica sin mucho espacio para los mensajes constructivos. Este debate también se pudo seguir en 7TV Andalucía, que emitió un programa especial.

Una guerra en la que nadie estaba preocupado en hacer prisioneros. Ya llegarán los tiempos de los acuerdos y la diplomacia. Ayer, era la noche de sacar la artillería, de ir a la guerra.

Todo fueron acusaciones. Bireccionales y multidireccionales. La mayoría de ellas de parte de los candidatos de la oposición contra el actual Ejecutivo de PP y Cs.

Todos contra Moreno y Olona contra todos

Aunque, como ocurrió en el anterior debate, Macarena Olona (Vox), buscó el cuerpo a cuerpo con todos y todas. Y se salió con la suya, logró réplicas más o menos efusivas de todos. Fue una vez más la gran agitadora del debate. Lo que no está claro si para bien o para mal. Las encuestas sólo dan una mejora de intención de voto al PP desde el anterior debate, que tuvo un tono similar al de anoche.

En este ambiente prebélico-electoral, el actual presidente de la Junta de Andalucía, Juama Moreno (PP), acusó a todos de no "reconocer los méritos" de su gobierno "moderno y moderado".

Juan Espadas (PSOE) acusó a Moreno de no reconocer los recursos "históricos" que el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, estaba enviando a Andalucía, y de basar su campaña en la pura "propaganda".

Inmaculada Nieto (Por Andalucía) acusó a Moreno de "esconderse" detrás de la herencia socialista y de provocar un "gran destrozo social" mientras hace gala de una "soberbia" inexplicable.

Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía) acusó a Moreno de "gobernar para los ricos" y de protagonizar una "legislatura perdida" en aspectos vitales para Andalucía.

Por último, Olona acusó a Moreno de "mentir a sus votantes" y de no pensar en los niños al permitir que en las escuelas les hablen de la masturbación de forma educativa. "Habéis llevado a los acosadores de los parques a las aulas", le dijo a un estupefacto Moreno.

A tantos ataques, el presidente de la Junta aconsejó a sus contrincantes de que ganarían en "credibilidad si reconocieran algunas cosas que hemos hecho bien".

También elevó un lamento: "Me atacan desde la derecha y desde la izquierda".

Los complicados pactos

En cuestión de posibles pactos, Marín volvió a ofrecer un acuerdo fácil con Moreno ("estaría firmado a las 8 de la mañana del lunes") en contraposición de la oferta de Olona.

La candidata de Vox se tiró el órdago de ofrecer a Moreno ser su vicepresidente en un Ejecutivo liderado por ella. O, en todo caso, le advirtió que nunca apoyará un gobierno del PP sin que Vox forme parte activa de este gabinete. "Usted me necesita. Sólo así sacará la mejor versión de sí mismo", le espetó.

Moreno, por su parte, no fue amable con Olona. "Usted no sabe lo qué es gobernar. No sabe lo difícil qué es gobernar", le dijo en un cruce de declaraciones que auguran un complicado entendimiento si, como indican los sondeos, el PP necesitará a Vox para formar gobierno, ya que está cerca de la mayoría absoluta, pero lejos de materializarla.

Por su parte, los partidos de izquierda mostraron mucha más sintonía en su intención de alcanzar un acuerdo de gobierno tras el 19-J. Una postura facilitada por la dificultad de reunir una mayoría suficiente, según las encuestas.

TE RECOMENDAMOS