El tiempo en: Jerez
Miércoles 22/05/2024  

Andalucía

El dilema de la sanidad española: Fuga de enfermeras y médicos atrapados en la privada

Andalucía no se libra de estos problemas estructurales. Datos recientes destacan los desafíos específicos que enfrenta la comunidad en el ámbito sanitario

  • Un sanitario, agotado. -

El sistema de salud en España enfrenta un desafío sin precedentes: la fuga constante de enfermeras y un porcentaje significativo de médicos atrapados en el sector privado. Este fenómeno, destacado en el Informe Bienal 2024 de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), revela las profundas grietas en la estructura de recursos humanos del país.

En un análisis detallado, el informe destaca que España se encuentra en una posición privilegiada en términos de la ratio de médicos por habitante, pero la situación se ve empañada por el hecho de que aproximadamente un tercio de los médicos ejercen exclusivamente en el sector privado. Esta tendencia, impulsada por la competencia intensificada entre la red pública y privada, plantea interrogantes sobre la capacidad del sistema para atraer y retener talento médico.

Aunque se reconoce que existen déficits en especialidades específicas, como Medicina Familiar, la solución no radica simplemente en aumentar el número de plazas disponibles, sino en abordar los desequilibrios estructurales y reformar el marco regulatorio para hacer que el sistema público sea más atractivo para los profesionales de la salud.

Contrastando con la situación de los médicos, el panorama para las enfermeras es desolador. A pesar de un aumento constante en el número de colegiadas, España sigue rezagada en comparación con otros países de la OCDE en términos de la ratio de enfermeras por habitante. La precariedad laboral, caracterizada por contratos temporales y falta de desarrollo profesional, ha llevado a una migración masiva al extranjero y al abandono de la profesión.

Aunque se han implementado reformas laborales para reducir la temporalidad y mejorar las condiciones de empleo, la fuga de enfermeras sigue siendo una preocupación grave. La clave para revertir esta tendencia radica en ofrecer condiciones laborales estables y contratos a tiempo completo, lo que requiere un compromiso político a largo plazo y reformas estructurales en el sistema de salud.

En respuesta a estos desafíos, la SESPAS aboga por poner los recursos humanos en salud en la agenda política y promover pactos y consensos para abordar estos problemas de manera integral. Esto implica reformas en la financiación sanitaria, el control del gasto y la regulación de las profesiones sanitarias, con el objetivo de mejorar la gobernanza de los recursos humanos en el sistema nacional de salud.

En última instancia, la atención y la acción son esenciales para garantizar un sistema de salud sólido y sostenible para todos los ciudadanos españoles. La crisis de recursos humanos en el sector de la salud no puede ignorarse, y es fundamental que se tomen medidas urgentes para abordar estos desequilibrios y garantizar la calidad y la accesibilidad de la atención médica para todos.

SITUACIÓN ESPECÍFICA EN ANDALUCÍA

Andalucía no se libra de estos problemas estructurales. Datos recientes destacan los desafíos específicos que enfrenta la comunidad andaluza en el ámbito de la salud, reflejando una crisis que requiere atención urgente y medidas adecuadas para su resolución.

Recientemente conocíamos que se había disparado la lista de espera quirúrgica en Andalucía por la escasez de anestesistas, y que se había registrado un aumento alarmante del 47,2% en el número de pacientes en lista de espera durante el último semestre del año 2023.

Por un lado, Andalucía registra el mayor tiempo de espera para una primera consulta en atención especializada en comparación con el resto del país, con una media de 107 días, según datos recogidos por RTVE. Este dato resalta la urgencia de abordar la accesibilidad a los servicios de salud en la región, ya que los pacientes enfrentan largas esperas para recibir atención médica especializada.

Además, la comunidad andaluza tiene menos personal médico y de enfermería en atención especializada en relación con el tamaño de su población, lo que agrava aún más los problemas de acceso y calidad en el sistema de salud. Esta escasez de recursos humanos pone de relieve la necesidad de aumentar la inversión en personal sanitario y mejorar su distribución en la región.

La percepción de la sanidad en Andalucía tampoco es alentadora, ya que recibe la peor nota de todas las comunidades autónomas, con un 5,9 sobre diez según el último barómetro sanitario del CIS. Esta baja calificación refleja la insatisfacción generalizada de los ciudadanos con el sistema de salud en la región, subrayando la urgencia de implementar medidas para mejorar la calidad de la atención médica.

Además, especialidades como Neurología y Dermatología en Andalucía enfrentan tiempos de espera significativamente altos, con 161 y 143 días de espera de media, respectivamente. Estas largas esperas ponen en evidencia la necesidad de mejorar la gestión de recursos y reducir los tiempos de espera en la región para garantizar un acceso oportuno a la atención médica especializada.

En resumen, la crisis en la sanidad andaluza refleja grietas profundas en el sistema de salud de España en su conjunto. La situación en Andalucía es un claro llamado de atención sobre la necesidad de reformas estructurales y compromisos políticos para abordar los problemas de acceso, calidad y percepción en el sistema de salud del país. La atención médica es un derecho fundamental de todos los ciudadanos, y es imperativo que se tomen medidas inmediatas para garantizar que este derecho se cumpla plenamente en todas las comunidades autónomas, incluida Andalucía.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN