Quantcast
El tiempo en: Jerez
24/10/2021

El día que los Sucesos dejaron de ser un tabú

Esta semana se cumplen 76 años de los trágicos sucesos de Casas Viejas que ocurrieron en la época de la II República, y que tuvieron lugar el 11 de enero de 1933 y los días siguientes

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • El profesor del IES Casas Viejas y fundador de la Asociación Brezo y Castañuela, Salustiano Gutiérrez.

Esta semana se cumplen 76 años de los trágicos sucesos de Casas Viejas que ocurrieron en la época de la II República, y que tuvieron lugar el 11 de enero de 1933 y los días siguientes. El Alcornocal Información ha querido recordar el aniversario de estos hechos acercándose hasta la casa de una de las personas que más sabe sobre ellos. Salustiano Gutiérrez Baena es profesor y ex director del IES Casas Viejas –en donde ha hecho numerosas exposiciones sobre este tema, entre otros– y fundador de la Asociación Brezo y Castañuela junto al también profesor José González Benítez. Desde su llegada a Benalup-Casas Viejas a principios de la década pasada, Salustiano ha desempeñado una labor educadora y de recopilación de datos históricos indiscutible, sobre la genealogía local, la vida campesina en la comarca de La Janda y, especialmente, sobre los Sucesos de Casas Viejas de 1933. 

—¿Qué hace un granadino como tú en un sitio como este?
—Llegue a Benalup-Casas Viejas por motivo del concurso de traslados de maestros. Al principio no estaba contento, ni mi familia tampoco porque era un sitio muy alejado de nuestra casa. Pero a las dos semanas de estar aquí vimos que era un sitio donde se estaba a gusto y ya dije que ‘de aquí no me voy’. Desde 1993 a 1996 fui jefe de estudios del instituto y de ese año hasta el pasado, director del mismo.
—¿Cómo se siente tras haber dejado el puesto de director tras tantos años?
—Por ahora estoy adaptándome al cambio, aunque sigo de profesor en el instituto. Pero la labor de dirección es un trabajo muy voluntarioso y que necesita renovarse pasados unos años.
—¿Es verdad lo que dicen de que actualmente la educación está peor que antes?
—Mucha gente dice que la situación educativa está empeorando, pero para mi sigue igual. Es verdad que hay más ordenadores y teléfonos móviles, pero eso no significa nada. Los alumnos de este pueblo son en general muy buenos y como en todos lados hay a quien le gusta más estudiar que a otros.
—¿Cómo afronta el pueblo el asunto de los Sucesos de Casas Viejas?
—Cuando yo llegue a Benalup había muy pocos documentos sobre el tema. Quizás el más importante era el libro de Antonio Luis Rodríguez Cabaña, pero por lo general, era un asunto sobre el que no se quería hablar.
Uno de los objetivos que me había marcado era el de darle normalidad a este asunto. Ahora, quince años después, puedo decir que el objetivo está cumplido y hablar de los Sucesos de Casas Viejas ya no es tabú entre los benalupenses. Es algo de lo que me siento orgulloso.
—¿Y en qué ha cambiado exactamente? ¿Qué hay de tu labor como difusor de los Sucesos?
—La primera exposición que se hace de fotografías fue por algo fortuito. Dos profesores fueron de excursión con los alumnos a Sevilla y vieron setenta fotografías inéditas de los Sucesos pertenecientes a la Fototeca sevillana. Tras hablar con el Ayuntamiento se hicieron gestiones y se compraron por 70.000 pesetas, y estas fotografías sirvieron de base para una exposición.
Además, desde 1996 el Departamento de Historia del IES Casas Viejas realiza una exposición relacionada con la historia del pueblo. Los alumnos buscan documentos como árboles geneológicos, historia de la educación, libros que hablan sobre Benalup y fotografías, entre otros temas, siempre de carácter local.
—Y todos los años se realizan exposiciones en el instituto...
—Sí, con los documentos que se logran recopilar se organiza una exposición en la Semana Cultural, generalmente. El año pasado quisimos hacer algo especial por el 75 aniversario de los Sucesos y se organizó la mayor exposición conocida hecha sobre este tema, en una muestra que abarcaba dos salas.
También se ha homenajeado a Jerome R. Mintz y en uno de los actos vino su hija y se presentó una exposición sobre él. Además, con toda esta información se han podido editar varios libros en los últimos años.
—¿Y cómo han funcionado estos libros entre la población?
—Sin duda el que mejor ha funcionado ha sido ‘La tierra. Historia de Benalup-Casas Viejas en el siglo XX a través de la fotografía’. Fue un éxito rotundo y esperamos volver a editarlo. Se lanzaron 1.200 ejemplares que se vendieron en una semana. Es el libro más vendido de la historia del pueblo e incluso fue presentado en la Universidad Complutense de Madrid.
—¿Cómo es que tuvo tanto éxito?
—Sin duda por el contexto. Se publicó en 2006, un tiempo en el que en Benalup se hablaba sobre el campo de golf, el hotel Utopía y con este libro el pueblo dijo ‘aquí están nuestras raíces’.
—¿Y sobre los demás libros?
—Otros dos libros que se han lanzado posteriormente han sido ‘Viaje por el problema agrario de La Janda’ y ‘Las coplas de Carnaval y la sociedad gaditana’, que aún pueden encontrarse en las librerías. El primero de ellos es más técnico, más orientado a un público universitario. En cuanto a ‘Las coplas de Carnaval’ ha sido el proyecto más ambicioso de la Asociación Cultural Brezo y Castañuela y lo edité junto a José González Benítez, a partir de los textos de Jerome Mintz y de fotografías de él mismo y de mucha gente del pueblo que ha querido colaborar. El libro es un retrato de la sociedad de los años sesenta y setenta. Para estos dos libros, a diferencia del de ‘La tierra’ no hemos contado con la colaboración del Ayuntamiento ni de la Diputación provincial. En principio, se pusieron a la venta 1.300 ejemplares del libro de Mintz, aunque aún no se han vendido todos.
—Y sin duda, todos estos libros han ayudado a difundir los Sucesos y a que no sean un tabú...
—Claro, pero para entender mejor este tema hay que volver a lo que hablábamos anteriormente. Si hay que destacar tres acontecimientos decisivos a la hora de normalizar los Sucesos han sido las dos obras de teatro –la del año pasado y la de 1990– y la exposición de 2007 del instituto. La importancia de esa exposición no estuvo sólo en los cientos de documentos recopilados y expuestos, sino también en que por primera vez se analizaban los Sucesos desde dentro, ya que anteriormente se hacía desde fuera, desde Madrid, desde Azaña, etc. Unos 600 alumnos se implicaron en esta muestra en la que se pretendía tratar los Sucesos desde la óptica de Casas Viejas.
—¿Qué hay de la labor de Brezo y Castañuela?
—Esta asociación cultural la llevamos adelante, sobre todo, José González Benítez y yo. Nace en el año 2007 con el objetivo de difundir y tratar temas del pueblo, especialmente la obra de Mintz, autor de ‘Los anarquistas de Casas Viejas’. En este punto hay que destacar la labor de la familia del antropólogo ya fallecido que ha donado cinco mil fotografías y seis películas que realizó, ya que quieren que la gente conozca su labor. Tras muchos años, las miles de fotografías que hizo han vuelto ahora al pueblo. Como anécdota podemos decir que estamos dando fotografías a las familias, que en algunos casos son las únicas que tienen de los fotografiados, muchos que ya han muerto, debido a que en los años de Mintz en el pueblo –los sesenta y los setenta– no había tantas cámaras. Además, hay que destacar que desde hace unos años se editan calendarios con fotografías de Jerome Mintz.
—¿Qué nuevos proyectos tiene Brezo y Castañuela?
—Nos gustaría seguir difundiendo la obra de Mintz. También estamos reuniendo información sobre calles, plazas, ganadería, agricultura local... Y también un proyecto sobre las chozas, de lo que tenemos mucho material.
—¿Qué sería de Benalup sin Mintz y, al revés, que hubiera sido de Mintz sin Casas Viejas?
—Si Jerome Mintz no hubiese venido nunca al pueblo estaría claro que una parte muy importante de la historia benalupense no se habría llegado jamás a conocer. Se dedicó a recoger testimonios que han permitido que podamos conocer mejor nuestro pasado y esto permite que nos valoremos más. Sin duda hay pocos pueblos en toda España que sepa tanto de su historia de los años treinta, sesenta y setenta como Benalup. Además, al ser americano vino a la localidad con otra perspectiva. Ahora se habla mucho de memoria histórica y no cabe duda de que Mintz fue un precursor en este sentido y fue un adelantado a su tiempo. Y Benalup para Mintz también significó mucho. Él daba clases en Estados Unidos con la gorra de jornalero y le gustaba más Benalup que su propia tierra de donde vino. Jerome Mintz nos dio un patrimonio a nosotros, que tenemos la responsabilidad de extenderlo y difundirlo.
—Háblanos sobre tu blog...
—Con él intento difundir las cosas de la historia del pueblo, aunque curiosamente de muchos temas que escribo la gente sabe más que yo. Por eso está abierto a la participación de todo el mundo, que pueden aportar lo que les parezca. Por ahora va bien y goza de un gran seguimiento. Su dirección es historiacasasviejas.blogspot.com.
—¿Es difícil llevar un blog en internet tan completo y actualizado como el que tienes?
—Yo creé este blog porque me gustaba estudiar y clasificar los documentos del Archivo Histórico de Medina Sidonia, que es muy completo y de los mejores de Andalucía. Todo lo que encontraba relacionado con Benalup y su entorno lo estudiaba y de paso lo difundía mediante esta página. Sin embargo, últimamente la labor es más complicada y desde el 1 de septiembre sólo he podido acudir tres veces, ya que sólo abre los miércoles y ha habido problemas para ir. Mandé hace poco un escrito al Ayuntamiento para ver si hay alguna solución a las trabas que ponen para ir al Archivo asidonense.
—Cuéntanos sobre los actos para el 76 aniversario de los Sucesos de Casas Viejas.
—Por lo que yo sé, como en años anteriores se hará una ofrenda floral como conmemoración y también está planeado la publicación de las actas del Congreso y un concierto a cargo de la orquesta de Manuel de Falla. Personalmente me parece una programación insuficiente y creo que se debería haber vuelto a representar la obra de teatro.

Perfil: 

Un granadino que ha encontrado su hogar en Casas Viejas

Hace ya más de quince años que un profesor se trasladaba más de 300 kilómetros desde su casa en Granada hasta Benalup por el concurso de traslados de maestros. Al principio, como todo cambio, la adaptación no fue fácil, pero a Salustiano Gutiérrez –o ‘Salus’ como le llaman todos en el pueblo– acabó prendando de esta pequeña localidad jandeña y fue sólo a las dos semanas de estar en Benalup cuando dijo “de aquí no me voy”. 

    En sus primeros años en el pueblo, desde 1993 hasta 1996, desempeñó en el IES Casas Viejas labores de jefe de estudio. Luego, a partir de 1996 pasó a ocupar el puesto de director, cargo que ha desempeñado hasta el pasado 30 de junio. 

   Junto a estas labores también ha sido todo este tiempo profesor de Historia, Geografía, Proyecto Integrado, entre otras asignaturas de Ciencias Sociales. 

   Tras doce años en la dirección de IES Casas Viejas admite que dejó el cargo porque se trata de “un trabajo muy voluntarioso” y de “desgaste”, aunque sigue siendo profesor de los alumnos benalupenses, por lo que es muy conocido en toda la localidad. 

    Los alumnos destacan el carácter alegre y las clases amenas y divertidas de ‘Salus’, en las que abundan divertidos y útiles ejemplos e incluso anécdotas que ayudan a retener mejor la lección. 

   Por su parte Salustiano no piensa como dicen muchos que ahora “los alumnos sean peores” y sostiene que en general sus alumnos “han sido muy buenos”, y que todo sigue “igual” que a principio de los noventa.

TE RECOMENDAMOS