Quantcast
El tiempo en: Jerez
Lunes 10/05/2021

Arcos

El CD La Molinera acaba otra liga sin una piscina para poder entrenar y competir

La falta de una piscina cubierta sigue siendo el mayor hándicap del waterpolo local al estar cerrada la de Villamartín

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • La piscina jerezana Arquitecto José Laguillo sirve de preparación para los jugadores del CD La Molinera.

El CD La Molinera Waterpolo ha cerrado un curso competitivo llevando a cabo un mayúsculo esfuerzo al intervenir en un campeonato autonómico sin poder utilizar una piscina donde prepararse debidamente, por lo que la mitad del equipo no pudo entrenar. Aun así, el balance es satisfactorio al lograrse dos victorias frente a CN Jaén.

A medida que la competición fue avanzando, la brecha producida por la falta de entrenamiento se fue agrandando. Al principio de la temporada se lograron mantener los picos de preparación logrados en verano y alargados hasta octubre en la piscina del Mesón de la Molinera, pero la merma física fue haciendo mella en los waterpolistas y complicándose con algunos lesionados, un cóctel explosivo difícil de superar. “Yo estoy contento porque, al menos, se ha podido jugar y se ha cubierto la temporada”, comenta el entrenador del equipo sénior Stefan Verhoeven. “Ahora hay que preparar la escuela deportiva de verano porque el sénior del CD La Molinera ya ha concluido. Los cadetes, infantiles y féminas sí están compitiendo junto con CN Jerez y podrán alargar la temporada unas semanas más hasta mayo y junio”, informa el técnico arcense del CD La Molinera.

La tarea del club arcense de waterpolo a partir de ahora es la de montar una escuela propia en colaboración con el Ayuntamiento, si es posible, porque es “un asunto que se encuentra paralizado en estos momentos, al no saberse todavía si la Delegación de Deportes va a abrir o no las EEDDMM de este deporte y de natación. No sé qué van a hacer con la piscina municipal. Nuestra idea es la de montar también la escuela de waterpolo en la piscina municipal de Arcos. Por lo pronto, el club va a montar las suyas en el Mesón, tanto de natación como de waterpolo, porque creemos que hay que empezar a retomar la normalidad de una vez, siempre que lo permitan las circunstancias sanitarias en un año en el que lo mejor de todo es que se ha podido competir, y esperar para que el año que viene abra la piscina municipal de Villamartín, que sería el siguiente paso”, avanza esperanzado Stefan, que está convencido de que “otro año como este no creo que lo hagamos. Si la piscina de Villamartín no abre, no sacaremos el equipo y cederemos a los jugadores a otros clubes porque otro año como este no tendría razón de ser”. La espera se centrará en saber si se termina la piscina cubierta de Arcos o se abre la de Villamartín, ya que el club del Santiscal depende de los dos ayuntamientos que poseen instalaciones acuáticas municipales para poder llevar a cabo su actividad.

COMENTARIOS