Quantcast
El tiempo en: Jerez
Viernes 19/08/2022  

Chiclana

Interceptada en Sancti Petri una embarcación de recreo con 500 kilos de hachís

Los dos tripulantes de la embarcación fueron detenidos tras ser localizados cuando regresaban de alta mar y se ha decretado su ingreso en prisión

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Imagen del hachís interceptado.

Agentes de Policía Nacional y miembros de la Agencia Tributaria han detenido en Chiclana de la Frontera (Cádiz) a dos personas como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. Los detenidos fueron localizados cuando transportaban por carretera una embarcación que en su interior ocultaba en un doble fondo 490 kilos de hachís, que había sido introducido en el territorio nacional a través del Puerto Deportivo de Sancti Petri, en Chiclana.

La intervención se realizó el 6 de junio cuando los agentes de la  Policía Nacional y miembros de la Agencia Tributaria realizaban labores  de vigilancia del litoral gaditano. El dispositivo conjunto de vigilancia permitió detectar una lancha semirrígida, de 6 metros de eslora con motor fuera borda, aparentemente destinada a pesca deportiva. Las sospechas de los agentes se centraron en la embarcación y en los tripulantes de la misma, dos hombres procedentes de Chipiona y con antecedentes policiales por tráfico de drogas.

Cuando la lancha regresó con sus dos tripulantes de una supuesta jornada de pesca deportiva en alta mar, los agentes habían desplegado un dispositivo de vigilancia en torno al puerto deportivo de Sancti Petri para poder observar los movimientos de estos sujetos y seguir el rastro de un posible alijo de hachís en algún punto cercano. Los supuestos pescadores se limitaron a sacar la embarcación del agua, montarla en un remolque y trasladarla por carretera, sin que nadie más apareciera en el lugar.

La forma de navegar de la embarcación, con la línea de flotación excesivamente hundida, hizo sospechar a los investigadores de la existencia de un doble fondo en dicha embarcación neumática. Además, la sospecha se reforzó al observar la conducta precipitada y evidenciando cierto nerviosismo de los ocupantes de la lancha. Por estos motivos, los investigadores procedieran a su interceptación cuando ya se habían adentrado en la localidad de Chiclana de la Frontera, a fin de poder verificar las sospechas.

En el momento en que los sospechosos regresaron de una supuesta jornada de pesca deportiva en alta mar, los agentes ya tenían desplegado un dispositivo de vigilancia en torno al puerto deportivo de Sancti Petri para poder observar sus movimientos y seguir el rastro de un posible alijo de hachís realizado en algún punto cercano. Los supuestos pescadores se limitaron a sacar la embarcación del agua, montarla en un remolque y trasladarla por carretera.

Tras su intercepción, se pudo comprobar que varios elementos de fibra de la embarcación presentaban señales evidentes de haber sido manipulados, pudiendo aflojarse la tornillería con facilidad. Finalmente, tras levantar el puente de la lancha se descubrieron cientos de paquetes de hachís perfectamente embalados, que arrojaron un peso total de 490 kilos.

Inmediatamente se procedió a la detención de los dos tripulantes, interviniéndose, junto con la embarcación, el remolque, un turismo y varios aparatos de navegación. Ambos detenidos pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia en Chiclana de la Frontera, y se decretó su ingreso en prisión.

Modus operandi para introducir hachís de forma discreta

Las organizaciones criminales tratan de llevar a cabo operaciones de trasbordo y alijo de hachís similares, especialmente en temporada estival. Así, embarcaciones recreativas de todo tipo suelen hacerse a la mar a primera hora de la mañana, aparentando una jornada de pesca o de recreo.

Sin embargo, se adentran hasta aguas territoriales marroquíes donde entablan contactos con barcos ‘nodriza’ procedentes de Marruecos para llevar a cabo un rápido trasbordo de droga. Tras cargar la mercancía, regresan a su puerto de origen al caer la tarde, intentando pasar desapercibidos entre la multitud de embarcaciones de recreo que navegan por nuestro litoral en esta época del año.

Ya en las proximidades de la costa, el modus operandi para desembarcar la mercancía es muy diverso, pero casi siempre las organizaciones lo hacen de noche, buscando el amparo de la oscuridad para evitar ser detectadas. Resulta llamativo para los investigadores que los detenidos en este caso, confiando en el habitáculo diseñado para ocultar el hachís, actuaran a primera hora de la tarde en uno de los puertos deportivos más concurridos de la provincia de Cádiz.

TE RECOMENDAMOS