Quantcast
El tiempo en: Jerez
Martes 29/11/2022  

CinemaScope

'Prey. Predator': aventura en los límites del far-west

La franquicia de la Fox sorprende con un nuevo escenario para su más rentable depredador, ambientado en territorio comanche en el siglo XVIII

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai

Han pasado 35 años desde que la Fox propiciara el que se ha convertido en uno de sus experimentos cinematográficos más rentables: Depredador. Aquella mezcla entre Rambo y Alien, protagonizada por Arnold Schwarzenegger, contó con la habílisima puesta en escena de un casi debutante John McTiernan, que supo convertir en trepidante lo que apenas apuntaba a rutinaria película de acción. El éxito llevó a producir una secuela de corte policíaco en plena jungla de asfalto, de discreto resultado, pero a la que han seguido rentables sucedáneos de diversa índole, incluido el enfrentamiento contra el otro gran extraterrestre franquicia de la compañía, Alien, además de la pretendida reinvención del personaje con The predator bajo la dirección de Shane Black, que tampoco respondió a las expectativas.      

Coincidiendo ahora con los 35 años del estreno del Depredador original, llega una nueva incursión en el universo del aguerrido cazador alienígena con Prey (La presa), ambientada a principios del siglo XVIII en las grandes llanuras del norte, en territorio comanche, en los límites del conocido como far-west, para abordar un nuevo enfrentamiento, de nuevo en plena naturaleza, aunque con atractivas variantes que aportan una generosa novedad dentro de lo que no deja de ser una sucesión de sangrientos enfrentamientos con el desconocido y temido invasor, que es la esencia que ha marcado toda la saga. En este sentido, la principal aportación de su nuevo director, Dan Trachtenberg, responsable de la interesantísima Calle Cloverfield, 10, ha sido convertir una historia de terror y ciencia ficción en una apreciable, aunque no novedosa, película de aventuras.

Y ese toque está presente desde el inicio del filme, en el que Trachtenberg establece el marco narrativo en el que demuestra sentirse más cómodo: la vida diaria de la tribu, el contacto permanente con la naturaleza, las partidas de caza y un punto de vista aportada por su joven protagonista femenina, Naru, a la que da vida de forma eficiente Amber Midthunder, convertida en pretendida heroína como lo era Ripley en el Alien de Ridley Scott. Lo demás, pueden imaginárselo.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN