El tiempo en: Jerez
Jueves 30/05/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Conil

José Ramón Rosado: "“Hemos afrontado el verano con ganas de trabajar y con flexibilidad”

El concejal de Turismo, Playas, Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Conil, hace balance del primer verano en el que él está al frente de dichas áreas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai

José Ramón Rosado, concejal de Turismo en Conil.

José Ramón Rosado, concejal de Turismo en Conil.

José Ramón Rosado, concejal de Turismo en Conil.

José Ramón Rosado, concejal de Turismo en Conil.

En mayo hay un cambio de gobierno que se hace efectivo a finales de junio en Conil, donde el verano es brutal y usted asume Turismo, Playas, Medio Ambiente y Patrimonio Natural… Menudo papelón, ¿no?

Estoy satisfecho con el trabajo que he realizado. También es cierto que, pese a las complicaciones, el resultado ha sido positivo. Ha sido complejo, no difícil. Ha sido como un periodo de aprendizaje, de análisis, mientras que también tenías que ir solventando problemas

–Bueno, empezar en plena temporada alta ha supuesto todo un reto, es cierto, pero un reto con las ganas de trabajar y afrontándolo con ilusión y con la intención de pulir para mejorar lo que sea mejorable. Hablamos de un municipio que cuadriplica su población, por lo que hemos afrontado el reto con esas ganas de trabajar y con la flexibilidad que requiere el momento para ir solucionando todos los problemas que se han ido planteando desde el primer minuto. La verdad es que el resultado, a mi juicio, ha sido muy positivo.

 

Hablamos de un cambio de gobierno en un municipio bajo la batuta durante casi tres décadas de un mismo partido, con lo que había ya una forma de trabajar muy instaurada…

–Claro. Modificar cuestiones de envergadura en tan poco tiempo es imposible. Además, hay que analizar que lo que está bien hay que conservarlo y modificar lo que sea mejorable. El hecho de llegar a un Ayuntamiento que ha estado gobernado durante mucho tiempo por un mismo partido ha propiciado que el pueblo haya sido quien ha decidido que quería conocer otra dinámica, otra forma de hacer las cosas. Las reglas del juego democrático son esas y creo que es positivo en todos los sentidos que se conozcan también las alternativas. Hay un segmento enorme de la población que no ha conocido otro color político, otra forma de gestionar. Creo que democráticamente es sano porque repercute en la apertura de mente de la propia ciudadanía que constata que existe una alternativa y que el poder está en sus manos. Aquí estamos todos de paso y el tiempo lo decide el pueblo. Mientras tanto, lo que uno tiene que hacer es trabajar por mejorar el pueblo y que se te recuerde por ello.

José Ramón Rosado, concejal de Turismo en Conil.

 

Si me pongo en su lugar en junio, me darían escalofríos viendo que me enfrento a julio y agosto en Conil. Estamos en septiembre, ¿qué tal?

–En cuanto al Patronato de Turismo, la verdad es que el nivel organizativo es muy bueno. El personal es excelente. La Oficina de Información funciona muy bien con un alto grado de profesionalización. También es verdad es que en el sector turístico existe un alto grado de participación y de implicación de todo el tejido empresarial, asociativo y vecinal. Es decir, es un proyecto donde no solo está el Patronato, que es una parte más del barco en el que remamos todos que es el pueblo de Conil.

 

¿Y la Delegación de Playas?

–Es un titán, es la joya de la corona. Playas es prioritario porque es uno de los principales reclamos turísticos de la localidad. Nuestras playas son envidiables y son un regalo de la naturaleza que hay que cuidar y conservar. Ahora bien, a Playas hay que darle la importancia que tiene, mejorarla y hay que dotarla. Quiero que seamos un referente en Playas y que éstas no solo sean identificadas e identificables por su patrimonio natural, sino por los servicios que ofrecen y por el trabajo que se realice desde la Delegación Municipal. Es la punta de lanza que hay que mimar desde el punto de vista turístico al ser la más visible.

 

¿Cómo se puede lograr ese objetivo?

–La clave está en la organización y en la financiación. Hay que buscar un uso inteligente de los recursos para dotar a la Delegación y que ésta pueda mejorar esos servicios. Si tengo que dotar catorce kilómetros de playa de unos servicios, hay que hacer un uso inteligente de esos recursos para que sus usuarios cuenten con los mejores servicios posibles. Por ejemplo, trabajamos en la accesibilidad. Actualmente contamos con dos puntos, Bateles y Fontanilla, totalmente accesibles. La intención es que en los próximos años contar con tres puntos o con cuatro puntos. Es decir, mejorar esas dos playas al tiempo que se mejora la accesibilidad en otras playas. Hay que buscar un equilibrio y lograr que aumente el nivel de satisfacción de los usuarios de las mismas. Hablando en plata, estos meses lo que hemos hecho es realizar un diagnóstico para conservar lo que está bien y mejorar lo que sea susceptible de ello.

 

¿Medio Ambiente y Patrimonio Natural?

–Patrimonio Natural es un área de nueva creación porque entiendo que era necesaria. Medio Ambiente es gestión, es depuración de agua, reciclaje, residuos, informes, gestión del pinar… mientras que Patrimonio Natural es conservación. Por ejemplo, todo lo que es sensibilización y concienciación medio ambiental, talleres, cursos… Una cosa es la gestión y otra la conservación. Al final el Medio Ambiente no es más que la relación entre el ser humano y su entorno natural. Ese punto de unión debe ser lo más sostenible posible de ahí que la gestión es importante. Tenemos espacios naturales como los pinares, el Prado, los ríos Roche y Salado, todas las estrategias que vayan encaminadas a su conservación encajan en Patrimonio.

José Ramón Rosado, concejal de Turismo en Conil.

Una cosa es conservar y otra mantenerlo…

–El mantenimiento no es solo limpieza, sino de protegerlo jurídicamente y de contar con herramientas que garanticen su conservación. Aquí la colaboración con otras administraciones es fundamental porque nuestras competencias son limitadas. De hecho, ya ha mantenido reuniones con el área de Transición Ecológica de Diputación, con Demarcación de Costas… Son dos patas de la misma mesa pero diferenciadas. Tenemos que realizar una labor muy importante y hay un gran trabajo por hacer.

 

¿Qué contesta a quienes pensaban que sin IU en el Ayuntamiento la conservación del medio ambiente correría peligro ya que se apostaría por urbanizar a lo loco?

–Sí, había un mensaje en plan que si se iba IU, los que entrásemos veníamos con intenciones destructivas. Creo que políticamente es un mensaje que se ha querido lanzar, pero será el tiempo quien lo desmienta. No tiene tanta importancia lo que se dice como lo que se hace. El mensaje debe coincidir y el camino se hace andando y las cosas se demuestran trabajando. Además, no soy partidario de los golpes de pecho, soy más de hacer y de demostrar. Igual que con la ideología, no debe decirse, debe demostrarse. Al final, como dice el proverbio, por sus hechos los conoceréis. Entiendo que ese mensaje se pudo lanzar porque igualmente lo pensaban, pero también llevaba una intención política para asustar.

 

Pero escuchándole, no son esas las intenciones, ¿no?

–Por mi parte, soy ‘ambientólogo’, titulado en Geografía e Historia. Tengo un enorme respeto por la historia, el patrimonio cultural y el patrimonio natural. Es una cuestión de educación y de concienciación, y ese es el camino. Hace treinta años el concepto de medio ambiente era una idea casi abstracta… hoy todas las administraciones cuentan con un área de Medio Ambiente. Y lo digo, hay cuestiones que se han hecho bien pero el camino hay que continuarlo porque a todas luces hay carencias. Ese mensaje no me afecta porque soy impermeable porque creo que al final lo que se valora es el resultado del trabajo que uno realice. Y como ya he dicho, es el pueblo el que tiene el poder y si no le gusta ese trabajo, pues listo.

José Ramón Rosado, concejal de Turismo en Conil.

Compañeros del equipo de Gobierno se quejaban de que se habían encontrado sus delegaciones sin apenas fondos económicos…

–En mi caso también son mejorables. En Turismo había una consignación insuficiente y lo que hacemos es ajustar presupuestariamente lo poquito que había para aprovechar cada euro. La idea es optimizar el presupuesto. Playas funciona con contratos de servicios externos y con unas asignaciones que habrá que modificar porque son necesarias inversiones para mejorar sus dotaciones e infraestructuras, algunas obsoletas. Eso sí, el personal realiza una labor encomiable. Hacen lo que pueden con lo que tienen. Y Medio Ambiente hay que darle una repensada importante porque el municipio cuenta con un patrimonio natural envidiable y hay que organizar los recursos para que exista una mayor organización.

 

Le veo satisfecho con el balance del verano…

–Estoy satisfecho con el trabajo que he realizado. También es cierto que, pese a las complicaciones, el resultado ha sido positivo. Ha sido complejo, no difícil. Ha sido como un periodo de aprendizaje, de análisis, mientras que también tenías que ir solventando problemas. Estoy muy satisfecho del trabajo que se ha realizado desde las áreas bajo mi responsabilidad, del trabajo que yo he realizado también y sobre todo de haber podido solventar problemas que aunque vienen de atrás, entiendo que puedan volver a ocurrir. Es una gestión a largo plazo.

 

¿Cuál es vuestro modelo turístico?

–Nuestro modelo se basa en que la labor que se realiza desde el Ayuntamiento es una parte. Somos un agente más. No somos los que imponemos, al final el modelo es el que el pueblo quiera tener. Nosotros apoyamos en tal o cual dirección. Aquí lo importante es el apoyo del tejido empresarial, asociativo, vecinal, social… esto es como el engranaje de un reloj, nosotros somos una parte de un todo. Pero nuestro trabajo no es imponer. Eso sí, nuestra estrategia es ver al sector como un caleidoscopio donde hay multitud de factores que funcionan como un conjunto. En el mismo se ha potenciado algunos segmentos, como el turismo gastronómico, el turismo de sol y playas. También se ha potenciado una agenda cultural. Pero algunos segmentos que se pueden fortalecer sobre todo para lograr el objetivo de la desestacionalización, de contar con un equilibrio anual. Para ello hay que realizar un catálogo con los recursos turísticos con los que contamos. Y aquí hay que incidir en cuestiones como el turismo natural, el turismo de patrimonio histórico, el turismo ligado al deporte… cuestiones que están en fase de formación o que hay que pulirlos más. Al mismo tiempo debemos colocarlos en el calendario de manera que generen un mayor beneficio y sean más eficientes. Luego hay que conjuntar todos los segmentos para crear un equilibrio. Conservar lo que existe, potenciar algunos segmentos y crear otros nuevos.

José Ramón Rosado, concejal de Turismo en Conil.

Respecto a la futura depuradora… los andalucistas no estabais muy conformes con su ubicación...

–Entendíamos que su ubicación no debería estar tan cerca del Polígono y por eso votamos en contra de esa ubicación, no de la depuradora. Al final se aprobó y aceptamos lo aprobado. Eso nos hubiera gustado otra ubicación, pero ya se están realizando incluso las catas en el terreno.

 

Pero es muy necesaria, ¿no?

–Sí, aunque nosotros apostábamos por dos, una para Roche y otra para Conil. Al final se aprobó que iba a ser una con una acometida desde Roche en forma de ‘L’… Es un proyecto faraónico pero lo mismo habrá que seguir luchando por una estación solo para Roche.

 

¿Cómo notas la calle?

–Mi percepción es muy positiva tanto en general como en particular. Hay de todo, claro, pero creo que se valora el saber que hay más opciones. Y eso es importante porque está eso de que la costumbre hace ley. Y es necesario probar. La valoración es muy positiva. En cuanto al equipo es muy buena porque hay un elevado grado de entendimiento y de coordinación entre los que formamos parte del mismo. Personalmente, mi recibimiento ha sido espectacular. Es cierto que hay voces discrepantes, lo cual también es sano.

 

La ilusión, ¿la mantienes?

–Totalmente. Estoy en una posición en la que ya he comprobado que existen muchas posibilidades para mejorar mi pueblo. Y el objetivo no es otro que ese, mejorar Conil. La ilusión sigue muy viva aunque la labor sea compleja. Además, siento el apoyo de la ciudadanía y sabe que Zamora no se tomó en una hora. Nuestras primeras semanas han sido de diagnóstico y a partir de ahí elaboramos el plan de trabajo. Por eso creo que la crítica destructiva no es positiva, ya habrá tiempo si las cosas salen mal. Y eso que a mí me encanta el debate, pero  siempre que sea constructivo. Dicho esto, estoy muy ilusionado y con unas enormes ganas de trabajar por mi pueblo.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN