Quantcast
El tiempo en: Jerez
Jueves 02/12/2021  

En román paladino

Un juez troglodita

En represalia hay quién pide hasta una “meada masiva” ante su juzgado

Publicado: 30/09/2021 ·
09:37
· Actualizado: 29/11/2021 · 21:03
  • Varias mujeres participan en una manifestación en apoyo a las 87 mujeres que en 2019 fueron grabadas “sin autorización”, a 4 de abriil de 2021, en San Cibrao, Lugo.
Autor

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG

Luis Díez recopiló en su Antología del Disparate las respuestas más insólitas que los alumnos daban en los exámenes escritos a sus profesores. Un libro  para reírse. Se adelantó en 1936 el genio de  José Bergamín con un libro, La Antología del Disparate en la Literatura Española, que la cuidadosa editorial andaluza Renacimiento reeditó en 2005, en una edición tan minúscula como preciosista. Pero los acontecimientos del día nos llevan a los disparates judiciales. No se puede generalizar, pero abundan. La obra  Antología del Disparate Judicial, de Quico Tomás-Valiente y Paco Pardo, relata una ristra de ejemplos de tropiezos de jueces y magistrados en en sus autos y sentencias. La ampliaron en La Justicia y sus  Puñetas para criticar  “a los jueces prevaricadores, graciosillos, intolerantes, homófobos, sinvergüenzas o irrespetuosos”, pero indicando  -para que no les  sucediese lo que a Pedro Pacheco, que fue alcalde de Jerez-: “hemos hecho esto desde el respeto a la Justicia, en la que creemos, no pensamos que sea un cachondeo”. Toda precaución es poca con los ciudadanos jueces que son investidos personalmente con  un poder del Estado, pudiendo disponer de la enorme  fuerza que significa influir decisivamente sobre  las vidas ajenas, de acuerdo con las leyes obviamente.

El juez que  instruye el caso de las fiestas de A Maruxaina, en Lugo, es, según parece, un ejemplar troglodita, es decir, cavernícola.  Manifiesta que no es delictivo colgar en páginas para adultos -incluidas páginas pornográficas de pago- vídeos de mujeres -algunas menores- orinando en la calle, obtenidos  durante esas fiestas, por la  ausencia de instalaciones suficientes para esa tarea forzosa de los seres humanos. Mantiene el prehistórico juez que no es un delito contra la integridad moral de las mujeres porque no se aprecia el ánimo  “de quebrantar la resistencia física y moral” de la mujeres grabadas, a pesar de que no sabían que habían puesto cámaras para grabarlas. Falta tiempo ya para que el tan mentado -y necesitado de urgente renovación-  Consejo General del Poder Judicial o el Tribunal Superior de Galicia, en su caso, pongan a este ilustrísimo sujeto  ante sus  incongruencias absolutamente  inaceptables para cualquier  sensibilidad. En represalia hay  quién pide hasta una “meada masiva” ante su juzgado. Por lo demás,  bien estaría que en las fiestas populares las autoridades  municipales  doten los espacios públicos de los suficientes urinarios portátiles.

TE RECOMENDAMOS