El tiempo en: Jerez
Lunes 24/06/2024  

España

Abogado del Cuco pide computar como internamiento el piso tutelado, con lo que sería libre en 2012

La familia interesa que, al ser ya mayor de edad, cumpla el resto de la condena en la cárcel, aunque ello depende de factores como su conducta

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
El abogado del 'Cuco', que fue condenado a dos años y once meses de internamiento seguido de un mes de libertad vigilada por un delito de encubrimiento en relación al caso de la joven sevillana Marta del Castillo, ha solicitado que el tiempo que su cliente ha estado en el piso tutelado compute como internamiento en un centro de menores, con lo que quedaría en libertad entre los meses de septiembre y octubre de 2012.

El abogado del 'Cuco', que volvió a ingresar voluntariamente en un centro de menores de la provincia de Córdoba el pasado día 28 de octubre, ha informado a Europa Press de que, en un escrito elevado la pasada semana ante el Juzgado de Menores número 3 de Sevilla, ha solicitado que compute como internamiento en centro cerrado todo el tiempo pasado en un piso tutelado.

De su lado, fuentes de la acusación particular que ejerce la familia de Marta han indicado a Europa Press que, en su escrito, han pedido al juez que cuatro días en el piso tutelado computen como uno de internamiento, mientras que también han interesado que, en tanto en cuanto ya es mayor de edad, pueda cumplir lo que le queda de condena en la cárcel, aunque este extremo depende de factores como la conducta mantenida por el imputado.

Francisco Javier García Marín, conocido como el 'Cuco', ingresó en un centro de menores el día 16 de febrero de 2009 y permaneció el tiempo máximo permitido por la Ley, que es de nueve meses, tras lo que, el 12 de noviembre de ese mismo año, ingresó en un piso tutelado de la provincia de Cádiz con una orden de alejamiento de 50 kilómetros de Sevilla y, por tanto, de la familia de la víctima, todo ello en espera de que se celebrara el juicio.

De este modo, permaneció en el referido piso hasta el día 2 de junio de 2011, cuando la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla acordó dejarlo en libertad provisional hasta tanto en cuanto se dictara sentencia firme, al entender que, entre su estancia en un centro cerrado y la permanencia en el piso, "nos encontramos con que lleva de una u otra manera privado de libertad casi 28 meses", por lo que "no nos parece razonable que las medidas cautelares se mantengan".

CUMPLIR LA CONDENA EN PRISIÓN, OTRA POSIBILIDAD

Tras ello, el pasado día 28 de octubre volvió a ingresar en un piso tutelado, esta vez de la provincia de Córdoba, ya que, según explicó entonces su letrado, Fernando de Pablo, "lo más oportuno" era que el 'Cuco' ingresara "ya" en el centro de menores, para así además evitar la presión mediática que se podría generar en torno al mismo.

Tras ello, el juez de Menores dio traslado a las partes para que se pronunciaran acerca de cómo se debe computar, a la hora de cumplir la condena, el tiempo que el entonces menor pasó en un piso tutelado y también para cuestionarles sobre si debe cumplir la pena en un centro de menores o en la cárcel --posibilidad excepcional que prevé la Ley del Menor--, pues conviene recordar que el 'Cuco' ya es mayor de edad.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial ya confirmó la sentencia del juez de Menores en la que se condenó al 'Cuco' a dos años y once meses de internamiento por un delito de encubrimiento en relación al caso de Marta del Castillo, absolviéndolo de violación y asesinato, e imponiéndole el pago, de forma conjunta y solidaria con sus padres, de una indemnización de 414.910 euros a las administraciones que participaron en las tareas de búsqueda del cuerpo de la joven sevillana en el río Guadalquivir.

LA DESAPARICIÓN DEL CUERPO

En su sentencia, la Audiencia Provincial estimó que el acusado, en su primera declaración de 15 de febrero de 2009, luego mantenida en la Fiscalía de Menores, "admitió su participación en la ocultación y el traslado del cuerpo de Marta hasta el río", por lo que "esta manifestación reiterada obligó a la Administración a desplegar un dispositivo de búsqueda que ha generado unos gastos por el importe señalado".

"Su conducta ha consistido en ayudar a deshacerse del cuerpo para impedir su descubrimiento", todo lo cual, "unido a su conducta posterior y su negativa a colaborar en el descubrimiento del cuerpo, negando los hechos y su participación, justifica sobradamente que él, y por extensión legal sus padres, corran con los gastos, porque esta búsqueda y el despliegue de medios materiales viene motivada por él".


TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN