Quantcast
El tiempo en: Jerez
26/06/2022  

Jerez

Calcetines solidarios para ayudar a Jaime en su tratamiento contra el cáncer en Madrid

El menor jerezano, de 13 años, viaja con su madre a Madrid en febrero para someterse a protonterapia durante mes y medio por un carcinoma en la carótida

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Los calcetines para ayudar a Jaime se pueden comprar en www.nekopublicidad.es
  • El proyecto Cambiar vidas haciendo deporte de Humbero Otero lanza una venta de calcetines personalizados para colaborar en los gastos de alojamiento
  • Su madre Almudena trabaja como ayudante de cocina en el hospital, donde sus compañeros han puesto una hucha para recaudar fondos

Jaime tiene 13 años y en 10 días se trasladará con su madre a la Clínica Universidad Navarra de Madrid para someterse durante al menos siete semanas a un novedoso tratamiento de protones para erradicar el carcinoma de células acinares en la carótida que le diagnosticaron el pasado 23 de diciembre. Cuatro meses antes, el sexto sentido de Almudena, su progenitora, empezó a funcionar cuando a su hijo le salió un pequeño bulto. “Fue todo muy rocambolesco. A los cinco días de ponerse la vacuna contra el Covid se lo noté, y como trabajo como pinche de cocina en el Hospital de Jerez y me muevo muy bien por allí, lo llevé para que lo vieran; me dijeron que era un ganglio reactivo, que tardaría tiempo en quitarse”. No fue así. Siguió creciendo. “De 0,4 milímetros se puso en cuatro centímetros”, explica a Viva Jerez. 
 

Es un tumor raro que no tiene quimioterapia y que no se ha dado nunca a esta edad, sino siempre a partir de los 50"

Había que quitarlo y analizarlo. La intervención se hizo en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz y todo salió según lo esperado, no hubo complicaciones, ni ningún nervio de la cara se vio afectado. “La operación salió bien, fue un éxito; los cirujanos estaban contentos. Tenía toda la pinta de que era benigno”, cuenta a este periódico. Eso fue pasado 13 de diciembre.

Diez días después volvieron a consulta para quitarle los puntos y ver el resultado de Anatomía Patológica. Pensaban que sería un trámite. Lo que nunca podían imaginarse es que ese momento iba a cambiar sus vidas. “Cuando me dijeron que era un carcinoma, que era maligno, yo no sé ni cómo llegué a Jerez en coche con mi hijo. Él fue todo el camino llorando preguntando si se iba a morir”, recuerda sin poder evitar emocionarse. Tras asesorarse con los especialistas de Jerez y Cádiz, con los que está inmensamente agradecida, y acudir a Sevilla y a Madrid, el próximo 7 de febrero volverán a poner el contador a cero para que Jaime empiece su tratamiento.

“Es un tumor raro que no tiene quimioterapia y que no se ha dado nunca a esta edad, sino siempre a partir de los 50. Ya es la segunda vez que me encuentro con este señor”, señala para referirse al cáncer de mama que le detectaron hace siete años. Ahora esta enfermedad vuelve a golpearle donde más le duele, en su hijo menor, pero su madre está convencida de que Jaime “tocará la campanita que todos los niños deberían tocar”, para gritar a los cuatro vientos que está curado, aunque ahora mismo “le queda un camino duro”.

El pronóstico, cuenta, es bueno. “Está en las manos de los mejores profesionales”, y será sometido a un duro tratamiento que ha sido supervisado por un comité de médicos a nivel nacional por la singularidad de su caso y en el que hay muy buenas perspectivas. “Si va todo bien, le darán 30 sesiones de protonterapia (radioterapia con protones)”, señala para hablar de este tratamiento avanzado que es muy agresivo con el tumor pero que preserva al máximo los órganos de alrededor.
 

Aunque el SAS ha sido ágil y “aprobó enseguida” hacerse cargo del tratamiento en el hospital madrileño, Almudena tendrá que costearse su estancia en Madrid este mes y medio, unos gastos a los que no puede hacer frente sola. "Al ser poco tiempo no he encontrado piso en Madrid, tengo reservado un apartahotel para 44 noches, porque Jaime además los fines de semana saldrá del hospital, pero no podemos venirnos a Jerez porque los billetes están carísimos".

Está divorciada, su ex marido se encuentra en paro y tiene a su hija mayor estudiando en la universidad. Y es aquí donde de nuevo Jerez está empezando a dar otra lección de solidaridad gracias a la labor de sus compañeros. Nada más enterarse de su situación, sus compañeros pusieron una hucha para recaudar fondos. Un gesto que le emociona, y al que acaba de sumarse el sanitario Humberto Otero, conocido por sus retos solidarios en Jerez, con su proyecto Cambiar vidas haciendo deporte, lanzando una venta de calcetines solidarios por 10 euros para aportar su granito de arena. La mitad del importe será dedicado para ayudar en los gastos de alojamiento de su madre.

Tal ha sido la acogida, que en solo 24 horas la web (www.nekopublicidad.es) se colapsó, por lo que también se ha habilitado el número para pedirlos por WhatsApp en el número 679919385.  Desde ese momento, toda la familia y los amigos de Jaime le mandan fotos con esta prenda personalizada con su nombre y un superhéroe que, por supuesto, es él. 

TE RECOMENDAMOS