Quantcast
El tiempo en: Jerez
Sábado 25/06/2022  

Jerez

Una gozosa efemérides salesiana

La vida educativa en Jerez no se entendería sin la presencia salesiana que está llena de detalles

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • La imagen de María Auxiliadora del Lora Tamayo

La vida educativa en Jerez no se entendería sin la presencia salesiana que está llena de detalles y que ocupa las páginas desde aquel 1897 en la que unas monjas de un recién nacido Instituto de Hijas de María Auxiliadora llegaban en busca de encontrar un hueco para atender la educación de las más necesitadas. Se presentaron sin nada pero pronto encontraron el favor de doña Concepción González y Villar, propietaria de un inmueble en el 16 de la calle Pedro Alonso, que cedió el edificio en favor de las niñas de Jerez.

Fue la primera de las cuatro piedras que conforman la vida salesiana en nuestra ciudad. La otra partió de la misma casa el 12 de octubre de 1912 cuando cinco monjas salieron hacia la calle Cabezas, número 3, con objeto de fundar un internado para niñas pobres y abandonadas, un Oratorio y escuelas y talleres promovidos por la Junta de Protección a la Infancia. Segunda piedra de un camino que terminarían completando los salesianos y gracias a un sacerdote del clero, el padre Torres Silva, que se empeñó, con el apoyo de Alvaro Domecq y Díez que con el dinero de su rejoneo apoyó a la obra, en construir un centro escolar para que fuesen atendidos los chavales necesitados. Una vez construido en 1947 lo entregó a la Obra Salesiana. Tercera piedra y la cuarta llegó a través del antiguo Hospicio, en los terrenos de Divina Pastora. Diputación dispuso el traslado de Jerez a Cádiz. Aquí en Jerez trabajaban dos capellanes salesiandos, don Isaac y don Guillermo, que aceptaron a cambio de que el viejo Hospìcio jerezano se reconvirtiese en Centro de Formación Profesional. Cedieron los locales por veinte años y así nació la cuarta piedra de esa vinculación salesiana de Jerez.

De Divina Pastora a finales de los 60 al actual Colegio Manuel Lora Tamayo, uno de los mayores centros de Jerez con las líneas de Infantil, Primaria, ESO, Bachiller y la Formación Profesional con grados medios y superiores y con la alegría de que por sus aulas hayan pasado miles de jerezanos y jerezanas y que sean decenas las empresas que llaman a sus puertas para acoger a nuevos profesionales. Igualmente el colegio de Pedro Alonso se trasladó en 1974 a una zona como Montealto que, por aquel entonces, estaba prácticamente desierta pero ya que atisbaba como un lugar de expansión de la población.

Son fechas que marcan el devenir salesiano en Jerez que el pasado viernes añadió otra muesca a la historia con la visita de María Santísima Madre de la Iglesia, Auxiliadora del Pueblo de Dios, al colegio de San Juan Bosco en una misión escolar como recuerdo del 150 anivesario de la fundación del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora y del 125 de su llegada a nuestra ciudad.

Fue una jornada histórica con la segunda salida a la calle de la Cotitular de la Hermandad de La Redención, con misa, presidida por monseñor Rico Pavés, en San Mateo, con la visita matinal a La Patrona, con la entrega por parte del comendador de una medalla de la Virgen de la Merced, y la vespertina a las Hermanas de Sor Angela de la Cruz y al convento del Carmen y a un acto espitirual en la ermita del Calvario. Fue una jornada inolvidable para la hermandad y para la comunidad de salesianas y salesianos que siguen trabajando por y para los niños y la juventud . Una efemérides gozosa para seguir agrandando la historia salesiana en Jerez

TE RECOMENDAMOS