El tiempo en: Jerez
Jueves 22/02/2024  

Jerez

Lulú, la chimpancé más longeva del Zoo, se ‘jubila’: la trasladan a un centro de Madrid

Llegó hace 32 años a las instalaciones jerezanas procedente de un requisamiento. Los enfrentamientos con la otra pareja de chimpancés han acelerado su marcha

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • La chimpancé Lulú. -

Lulú, la chimpancé hembra que llegó al Zoobotánico de Jerez procedente de un requisamiento, y que ha permanecido en las instalaciones durante 32 años, ya se encuentra en el Centro de Rescate de Primates Rainfer, en Madrid.

Este traslado ha sido necesario por su bienestar, ya que en los últimos meses  la convivencia resultaba ya imposible por la incompatibilidad con la pareja de chimpancés que convivía con ella y que había provocado enfrentamientos.  En nuestras instalaciones permanecerá el mencionado macho y otra hembra (Tsavo e Isabella), aunque no se descarta la llegada de otros miembros más a la familia.

El Centro de Rescate de Primates Rainfer Fundación Chimpatía es un lugar dedicado a la rehabilitación y descanso de todos aquellos primates que se han visto obligados a vivir una vida en la que no podían desarrollar sus conductas naturales. El equipo del Zoo considera que es una decisión que se ha tomado pensando siempre en el bienestar de la querida Lulú pues en el nuevo hogar tendrá una vida más tranquila y acorde con su edad, unos 34 años.
Lulú fue entregada a nuestro Zoo, el 16 de septiembre de 1991, por parte de Adena, Fondo Mundial para la Naturaleza, que la había requisado a un fotógrafo de Feria en Guadalajara.  

Llegó con año y medio y tuvo la suerte de ser adoptada por otra hembra de su especie,  Lola y formar una maravillosa familia junto al macho Guillermo. Su adaptación fue  rápida ya que Lola la recibió, enseñó y protegió  como madre adoptiva. Tanto Lola como Guillermo  fallecieron  hace algunos años y desde entonces Lulú ha compartido instalación con otros ejemplares, aunque en los últimos años lo estaba haciendo con Isabella y Tsavo.
Sin duda,  tanto el Zoo como los visitantes la echaremos mucho de menos pero  también estamos contentos porque sabemos que en su nuevo hogar recibirá el mismo cariño que en el Zoo jerezano.
 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN