El tiempo en: Jerez
Lunes 15/04/2024  

Jerez

Los hosteleros no recuerdan una Semana Santa tan mala y piden un “gesto” al Ayuntamiento

Horeca y la Asociación de Hostelería de Jerez alertan de las pérdidas irreparables en los pequeños negocios del centro que subsisten de estas citas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • La plaza Plateros esta Semana Santa -
  • Solicitan al Gobierno local algún tipo de compensación para mitigar el impacto negativo, como también harán con los vendedores ambulantes

La imagen viral del pantano de los hurones desembalsando agua este domingo es el mejor consuelo que tienen los hosteleros de Jerez tras una Semana Santa que prefieren olvidar cuanto antes. La adversa climatología, mucho peor de lo que imaginaban, ha echado por tierra sus cuentas para el primer gran evento de 2024, o lo que es lo mismo, “el primer escalón para levantar el año”.

Con este contexto, prefieren aferrarse a los pasos gigantes que se han dado en esta contrarreloj para que la sequía no obligue a ampliar las restricciones en verano, aunque esto se produzca a costa de unas pérdidas irreparables a lo largo de nueve días que deberían haber sido apoteósicos. 

“La Semana Santa ha sido bastante mala para las terrazas del centro y muy buena para el campo. Ya no hace falta sacar los cristos para que llueva y se han llenado los pantanos; por esa parte hay que ser positivos”, reconoce el portavoz de Horeca en Jerez, Francisco Díaz.

La peor cara, como advierte, además de las cofradías, se la han llevado los bares pequeños del centro “que viven de las terrazas”. “Se han visto muy afectados”, indica. “Para los hosteleros ha sido una Semana Santa mala, se ha colocado a más personas de refuerzo, se ha hecho una previsión de género y alimentos perecederos en grandes cantidades que no se puede devolver. Yo llevo más de 40 años trabajando en Semana Santa en el centro de Jerez y como esta no ha habido ninguna. Algún año se había suspendido algún día pero entera nunca; ahora a los hosteleros nos hace falta reponernos”, agrega Díaz.

En este tónica, desde la Asociación Hostelería de Jerez apuntan a lo “doloroso” que ha resultado para muchos pequeños negocios de la ciudad que la Semana Santa haya pasado en blanco por las inclemencias meteorológicas. Esto no significa que no sean conscientes de la necesidad de las lluvias. “Si hay restricciones por la noche, seremos los primeros perjudicados, pero hay negocios que han vendido menos de lo que venden una semana normal, y después de dos meses sin ingresar casi…es muy doloroso”, afirma su presidente, Alfredo Carrasco.

El representante de los hosteleros se detiene especialmente en los pequeños negocios. “De los más de 1.000 bares que tenemos en Jerez, casi el 80% son de pequeños autónomos, de menos de cinco empleados y dependen mucho de los eventos”, recalca. Esto significa que la gran mayoría “subsisten” de los repuntes de ventas que suponen estas citas. En el caso de la Semana Mayor de Jerez, el mal tiempo tampoco ha atraído a los turistas en masa como otros años y la hostelería también lo ha acusado, subraya Carrasco.

Con estas perspectivas, tanto en Horeca como en la Asociación de Hostelería de Jerez, coinciden en la necesidad de que el Ayuntamiento de Jerez tenga un “gesto” con el sector para compensar estas pérdidas, después de que la alcaldesa haya anunciado que hará lo propio con los vendedores ambulantes para devolverles la tasa que han pagado en Semana Santa.

Díaz plantea que se facilite “algún tipo de descuento” para las licencias de terrazas para “mimar un poco” al centro. ¿Cómo? “Cobrando estas licencias al 50% en vez de al 100%; sería un gesto también con nosotros; el carrito ha perdido todo lo que iba a vender pero nosotros estamos todo el año, tenemos que afrontar unos gastos grandísimos con contrataciones nuevas de trabajadores a los que hemos tenido que mandar a su casa casi todos los días”, indica.

Carrasco, por su parte, tiene claro que el “grado de afectación” de las intensas lluvias es distinto, pero considera que “al menos” se debería de devolver la tasa de ampliación de la actividad en la vía pública en el caso de los negocios que la hayan solicitado.

A partir de ahora solo les queda mirar al futuro y comenzar a prepararse para la siguiente parada: el Gran Premio de España. “Ahora lo que queremos es que el motero venga”, concluyen.

  

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN