El tiempo en: Jerez
Viernes 19/07/2024  

Jerez

Ya hay casetas en la Feria que han colgado el cartel de completo hace semanas

Las reservas para los almuerzos en el Real se adelantan más que nunca con casetas aún sin montar, pero sin hueco libre en los días más fuertes

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

Montaje de la Feria.

  • Los más rezagados aún tienen opciones, pero los grupos grandes pueden tener problemas

Queda menos de una semana para que comience la Feria del Caballo y ya hay casetas que han colgado el cartel de completo para las jornadas más fuertes como pueden ser el sábado inaugural, el domingo, martes o miércoles, y algunas desde hace incluso tres semanas. Que no cunda el pánico.  Son 174 casetas y siempre hay margen, pero los grupos grandes de amigos y familiares pueden tener problemas para encontrar hueco para almorzar si a estas alturas no han reservado.

En Gemelas al Jerez  “ya hace tres semanas que no tenemos sitio para almorzar. Son cada vez grupos más grandes”, explica Virginia Naranjo a este medio. Con clientes fijos desde hace una década y grupos grandes de 35 a 45 personas, en su caseta recomiendan especialmente que en estos últimos casos no apuren. 

Eso sí, a los que se hayan quedado con las ganas de comer en la caseta de las hermanas jerezanas que triunfaron en la cuarta edición de Masterchef, siempre les quedará el turno de la noche, en el que las mesas se asignan por orden  de llegada.

“Esto no es un restaurante que se cierra, si la gente está sentada en la terraza no la puedes echar”, apunta, tras reconocer que en esta edición las reservas se han hecho con más antelación que otros años. “Comer bien en la feria es complicado, nosotros tenemos fama, damos bien de comer y todo el mundo quiere venir. Hay mucha demanda”.

 Como novedad, además, este año tienen una sorpresa en su carta: tres tapas patrocinadas por el Club Gourmet de El Corte Inglés que están convencidas que van a gustar mucho. 

En las casetas de la Peña los 100 y Los Judíos San Mateo que explota La Esquinita de Algarve también están llenos y han tenido incluso que derivar comidas a otra caseta de confianza. Las llamadas para reservar vienen desde semanas atrás y eso que ni siquiera han colgado los menús en redes sociales.

“El año pasado tuvimos esta misma avalancha y este año tenemos también el restaurante -(Cameló), así que ha habido todavía más gente. Está todo lleno”, cuenta Manuel Jesús Ruiz. Y para muestras, las cifras que baraja (a diez días de la inauguración). “El primer sábado estamos  llenos, al 101%, el domingo y el lunes al 100%, el martes al 90%, el miércoles al 89%, el jueves al 96%, el viernes al 86% y el sábado último al 30%”, detalla.

Desde que se instaló el nuevo formato de sábado a sábado, la afluencia de público en el recinto ferial baja en la recta final de la feria, con lo que viernes y sábados son las jornadas en las que los que no hayan reservado pueden comer sin problemas. A juicio de Ruiz, el que cada vez la gente coja mesa con más antelación es otra de las secuelas de la pandemia. Empezó en los bares con el desconfinamiento y luego se ha hecho extensiva a estos grandes eventos. Y es que muchos hosteleros coinciden en que cada Feria los jerezanos se cuidan más de asegurarse la mesa con tiempo.

De cualquier modo, estas dos casetas también dan su sitio a los que más apuran y siempre queda margen para quienes prefieran improvisar y sentarse donde haya hueco.

En las casetas de El Tablao y Carrefour están completos hasta el jueves. “Es de locos. A mí faltando más de un mes para la Feria ya tengo a gente que me está llamando. Lo bueno es que el 80% suele repetir”, explica Alberto Rodríguez, dedicado a la hostelería en eventos y explotando casetas en el Real desde hace 15 años. Él también ha notado que las reservas se han anticipado más que otros años. “Antes la gente apuraba y ahora se adelantan”. Su caseta, además tiene una particularidad: tienen opciones sin gluten. Rodríguez es intolerante al trigo y es consciente de que los celíacos no lo tienen fácil para comer en la Feria.

En esta caseta tendrán una carta exclusiva para ellos. “Era un reclamo y es más fácil de lo que parece”, indica. Además, también van a tener un gesto solidario con el pequeño Martín, nuestro pequeño X-Men jerezano que sufre un síndrome raro debido a una mutación genética del gen x. Si vas a algunas de estas casetas, podrás encontrarte un punto para colaborar con esa causa y recaudar fondos para la investigación.

Frente a tanta planificación, hay casetas como La Bofetá, de la Hermandad de la Redención, que esta feria no coge reservas de mesas. Una nueva fórmula que quieren probar y que será la mejor aliada de los feriantes que más apuran.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN