Quantcast
El tiempo en: Jerez
Lunes 27/09/2021
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Jerez

Más terapia, pero sobre todo ganas, para acabar con el tabaco

Este lunes se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, tras un año en el que la pandemia no ha ayudado: el nivel de dependencia se triplicó en el confinamiento

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Este lunes 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco, tras un año en el que se han incrementado sus ventas a causa del confinamiento.

He perdido ya la cuenta de cuantas veces he jurado que dejaría el tabaco. Mis amigos ya no me creen cuando lo digo, a mí aún me sigo mintiendo”, explica María mientras da una calada a su cigarrillo, asegurando que intentará dejarlo cuando termine con las oposiciones. “Es que llega el final del día y después de tanto estudiar te dices a ti misma; claro, uno no pasa nada, me lo merezco”. En su caso, todas las recaídas las achaca a la falta de fuerza de voluntad.

Este lunes, 31 de mayo, se celebra el Día Mundial sin Tabaco, una jornada que este año se torna más imprescindible que nunca, y es que según los resultados de la encuesta Tabaco, otras formas de consumo y confinamiento, realizada por el Ministerio de Sanidad, el nivel de dependencia al tabaco casi se triplicó durante los meses del confinamiento, fundamentalmente a causa del estrés. Dicha encuesta también señala que el nivel de ansiedad en el confinamiento fue el principal culpable de que el 18% de fumadores intentara dejar el tabaco sin éxito durante ese periodo.

“Sí, ha habido un aumento en el número de personas que habían dejado de fumar y a causa de la pandemia han regresado. Incluso el porcentaje de jóvenes que han probado un cigarrillo aumentó durante el confinamiento”, explica la doctora Berónica Romero, quien afirma que el primer paso para dejarlo y no recaer, además de tener predisposición a hacerlo, es confiar en tu médico de cabecera y acudir a terapia.

La mayoría de los profesionales del ámbito de la salud coinciden en que el problema reside en que “a veces no basta con tener voluntad para dejarlo”, ya que la deshabituación tabáquica no es nada fácil, más aún si se lleva años fumando. “Eliminar la adicción a la nicotina no es cosa de un día”.

Fumar como excusa para encontrar un momento en el que poder relajarse a solas, una de las frases más repetidas por todos aquellos que dejaron atrás este vicio y volvieron al poco tiempo. “Lo he dejado, bueno, he intentado dejarlo muchísimas veces, al final siempre vuelvo. Sé que no me aporta nada, pero disfruto fumándome un cigarro, quizás porque lo asocio a ese momento en el que me permito bajar la guardia y descansar”, cuenta Teresa, también estudiante. Testimonio muy similar el de Alejandra Ruiz-Cortina, quien empezó  a fumar con quince años, tan sólo lo ha dejado una vez durante seis meses y volvió a caer. “Me replanteo siempre dejarlo, pero ahora mismo no creo que pudiera. Como máximo fumaré hasta que me quede embarazada”. Ya sea por un intento de paliar el estrés crónico, evadirse del momento o simplemente por gusto, el tabaco seguirá siendo igual de nocivo y perjudicial para la salud.

Según datos del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CACOF), alrededor de un 40% de los pacientes que acceden a un servicio de desintoxicación tabáquica en una farmacia consiguieron dejar de fumar, mientras que sólo el 5% lo consigue hacer por sí solo.  Dentro de ese reducido 5% se encuentra Curro Borque, este opositor a bombero consiguió dejarlo porque “prevalecía más el futuro. Entrenar y fumar son totalmente incompatibles”. Anterior a esta última vez, que asegura ser la definitiva, intentó dejar el tabaco años atrás. “Tenía pareja que no le gustaba el tabaco, y creo que influyó, aunque ciertamente nunca me insistió en que lo dejase. Volví a fumar con la excusa de que se había acabado la relación”.

Desde luego, la tasa de éxito de personas que dejaron atrás el tabaco y no han recaído aumenta si estos están cerca de personas no fumadoras. “Es conveniente en las primeras semanas alejarse del entorno fumador, porque es más que probable que termines cogiendo un cigarro”, afirma la doctora Romero, quien siempre dice que “hoy es un buen día para dejar de fumar y comenzar una nueva vida, porque al final siempre acaba pasando factura”.

La historia de Enrique Rodríguez, de 82 años, refleja la de toda una generación, aquella que  careció de la información necesaria para ser consciente de los peligros que conlleva este vicio. “Empecé a trabajar con 14 años en el campo, entonces si eras mayor para trabajar, también lo eras para fumar. Lo hacía a escondidas de mis padres ya que estaba mal visto que fumaras antes de hacer la mili. Me he llevado toda mi vida fumando e intentado dejarlo en multitud de ocasiones. La definitiva fue hace más de veinte años y gracias a mi nieta, desde entonces no he vuelto a coger un cigarro. Aunque todos esos años me pasaron factura, me he operado cinco veces de cáncer”.

Respir-app, la aplicación de la AECC

El tabaco provoca 50.000 muertes cada año y es el responsable del 90% de los tumores de pulmón. Por esta razón, la Asociación Española Contra el Cáncer lleva años ayudando a los españoles a dejar de fumar con un programa  que tiene una tasa de éxito del 60%. Ahora, se ha trasladado a una aplicación  para  móviles. Desarrollada en tres fases, ‘Respirapp’ se inicia con la reducción del consumo de cigarrillos y finaliza con la prevención de recaídas.  

COMENTARIOS