Quantcast
El tiempo en: Jerez
Viernes 15/10/2021

Jerez

El examen de Selectividad y un debate que sigue abierto

Este próximo martes casi siete mil estudiantes de la provincia realizarán la prueba de la selectividad con una competencia y presión prácticamente inéditas

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Las medidas de seguiridad volverán a marcar esta Selectividad

Serán en total 6.950 alumnos, repartidos entre 19 sedes de los cuatro Campus de la UCA, los que en la provincia de Cádiz se presenten a partir de este próximo martes a realizar la PEvAU -la selectividad- para buscar una plaza que les permita acceder a la carrera que llevan soñando durante años. Un hecho que a los alumnos les provoca presión y que, en este año, tienen por obstáculos un examen que abre debates y unas notas de corte que son las más altas que se recuerdan en muchos años.

La de este año será también una selectividad en la que al cambio en el formato de los exámenes hay que añadir de nuevo el endurecimiento de las medidas sanitarias para realizar estos exámenes, tal y como explica Rodrigo Sánchez, el Director de Acceso a la Universidad de Cádiz, quien ha afirmado que estas medidas “se han endurecido porque hay un control muy estricto para el cumplimiento de las mismas; se ha preparado la llegada de los centros por colores para evitar las aglomeraciones entre ellos además de una llegada escalonada”.

Por parte de los alumnos, los protagonistas de esta selectividad, aseguran que la preparación ha sido “durante todo el año” y que ahora simplemente se ha tratado de “coger confianza a la hora de realizar los ejercicios y repasarlo todo”. Ante sí, el gran temor de esta promoción: “Que no se vayan las notas de corte por las nubes”, asegura un alumno de El Pilar, recordando lo que pasó hace un año con la enorme subida de las notas de corte para acceder a la universidad y esperando “un examen más fácil que en el resto de las comunidades, que sea asequible”.

“Lo de este año ha sido alucinante, hasta el punto de que no han sabido a quien darle la matrícula porque hay muchísima competencia; yo llevo muchos años en la docencia y nunca he visto esta cantidad de medias de 10 en tantos alumnos, que no son un 9,9. Eso imagino que afectará a todos los centros porque hay mucha competencia”, expresa María Reyes, profesora de Lengua castellana en el I.E.S. Fernando Savater, que ha estado siguiendo muy de cerca a los chicos que se van a presentar a la PEvAU. Unos alumnos que, en el caso de este instituto, han rozado la excelencia con sus notas debido a la exigencia que hay en este nuevo formato de selectividad, como ya se pudo comprobar hace un año: es más sencillo que el anterior y, por tanto, suben las notas medias de acceso a los grados universitarios, lo que aumenta la competitividad.

Ante tanta facilidad y, por tanto, un nivel mayor de conocimientos a la hora de enfrentarse a una carrera universitaria, con lo que ello conlleva, Reyes indica con esperanza que ojalá “el año que viene sea diferente porque estos dos años han sido extraños, de hecho, la prueba continúa con la facilidad que se puso el año pasado. Yo, como profesora de lengua no quiero tampoco exigirle más de lo que le piden en la PEvAU, así que espero que esto no venga para quedarse, porque lo veo bastante sencillo, hasta el punto casi de no tener que escribir en algunas pruebas; si es un modelo que se queda, la intención es facilitar las cosas”. Para clarificar hasta donde llega esta facilidad, la docente acude al examen recientemente realizado en la recuperación de su asignatura en 2º de Bachillerato, donde se preguntaba “sobre la famosa imagen de la voluntaria de Cruz Roja en Ceuta socorriendo a uno de los que vinieron y a través de un texto, tenían que comentar si la xenofobia era un problema en nuestra sociedad”. La sorpresa de esta profesora llega cuando gran parte de los alumnos no pudieron responder a esa pregunta debido a que “no sabían el significado de la palabra xenofobia”. Sobre estos exámenes ha hablado también Rodrigo Sánchez, enfatizando la posibilidad de elegir preguntas por parte del alumno asegurando que “como mínimo tiene un tercio de opcionalidad, si se contesta bien al resto, se aprueba, por muy difícil que sea porque se puede desechar lo que más le cueste. En otras materias la opcionalidad puede llegar hasta el 50%”.

Por lo tanto, se pone sobre la mesa un debate sobre el nivel de los exámenes y el poco nivel que puede llegar a haber como se siga la línea marcada en estos últimos dos años. De ahí, la importancia que le da María Reyes a que este formato de examen de selectividad sea pasajero, argumentando que “desde el punto de vista político se están facilitando las cosas y para el año que viene se está hablado que los alumnos puedan ir con 3 materias suspensas a Selectividad”, mientras añade que “tanta opcionalidad puede llegar a ser mala para los que se saben todo y se lo han preparado, porque al tener tantas opciones a elegir, hace dudar y no saben lo que pueden realizar mejor”.

Un debate reiterativo

El que sin embargo aparece año tras año es el debate de la unificación del examen de selectividad, ahora reavivado por la dificultad que supuestamente entrañaba el examen de Matemáticas II en los exámenes de selectividad de Madrid. Han sido muchas las voces que en redes sociales han pedido a lo largo de la semana que se realice un examen único para toda España, al igual que luego se puede elegir cualquier universidad nacional a la que acudir. Sobre esto, Sánchez apunta que el Distrito Único Andaluz -encargado de los exámenes en Andalucía- “no tiene una postura en concreto” pero “teniendo en cuenta que hay diferentes programaciones en las asignaturas, es complicado; también a nivel logístico, debido a que pasarían muchas manos por esos exámenes. Como se hace ahora por autonomías, creo que está bien”. Una opinión que no comparten docentes como Reyes que afirman que “los alumnos van bien preparados, pero siempre hay alguna dificultad extra en los exámenes y en ese sentido, sí que abogo por una única prueba de distrito nacional”.

A nivel político, la unificación del examen fue una proposición de Ley, que Ciudadanos presentó en el año 2019 y que fue rechazada, aunque desde el partido aseguran que “volveremos a presentar nuestra propuesta porque creemos que no hay excusas para mantener un modelo que discrimina a los estudiantes en función del territorio, de su capacidad económica, incluso de la lengua”.

 

COMENTARIOS