El tiempo en: Jerez
Viernes 01/03/2024  

Málaga

Intervienen 8.500 vapeadores que vendían a menores en el polígono Guadalhorce

8.385 fueron inmovilizados y precintados a la espera de verificar su contenido real de nicotina y algunos se vendían sin estar autorizados en España

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

Cerca de 8.500 vapeadores han sido intervenidos por la Policía Local en una nave industrial del polígono Guadalhorce de Málaga, donde se vendían de forma clandestina, incluso a menores de edad.

Los agentes han inspeccionado varias empresas y establecimientos para comprobar si comercializaban estos dispositivos electrónicos que emiten una sustancia inhalable a través de una boquilla, según ha informado este martes la Policía Local en un comunicado.

Los policías comprobaron que en la citada nave los vapeadores se vendían a jóvenes menores de edad sin ninguna objeción por parte de los trabajadores, que tampoco les solicitaban documentación alguna para ello, a la vez que, al parecer, les manifestaban que eran sin nicotina.

En las cajas de algunos de los productos venía colocada una pegatina superpuesta de color plateada que indicaba "0 %", a pesar de que en algunas especificaciones escritas en inglés se señalaba que el producto contenía nicotina, según verificaron los agentes, que corroboraron que no estaban autorizados para su venta en España.

Al inspeccionar el local, identificaron a un hombre de 20 años como responsable del establecimiento, quien manifestó que la documentación la tenía el gestor.

En la actuación, contabilizaron un total de 8.412 vapeadores, de los que 8.385 fueron inmovilizados y precintados a la espera de verificar su contenido real de nicotina, mientras que los 27 restantes, susceptibles de liberación de nicotina, fueron intervenidos.

Asimismo, los agentes levantaron varias actas por infracciones a la normativa sobre medidas sanitarias frente al tabaquismo por la venta a menores y no presentar la documentación, entre otras.

Entre las irregularidades observadas figura el etiquetado en inglés, sin incluir castellano; no comunicar la comercialización del producto a la dirección de salud pública y, por tanto, no estar autorizada su venta en España, y existir indicios de que el producto pueda contener nicotina y las cajas estar modificadas.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN