El tiempo en: Jerez
Lunes 17/06/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Málaga

Exclusiva

Siete años de huelga de bomberos que han derivado en una lucha judicial

Desde el sindicato andaluz de bomberos analizan cómo se ha desarrollado el conflicto, el porqué y la situación actual

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El representante sindical en el Parque de Teatinos. -
  • Insisten en las carencias en cuestiones de material y vehículos, así como en la necesidad de más efectivos
  • De los primeros momentos de protestas en las calles se ha pasado a incidir en la estrategia judicial con denuncias en juzgados e Inspección de trabajo

Como si nada hubiera cambiado, casi como, si la normalidad fuera la situación anómala y no al contrario, el conflicto de los bomberos de Málaga ha cumplido siete años de huelga, donde, precisamente, por esa situación excepcional que impone unos servicios mínimos, se ha logrado que la seguridad no haya peligrado en ningún momento.  

Pero las cuestiones pendientes, según cuenta a Viva Málaga Pedro David Pacheco, vicesecretario y portavoz del Sindicato Andaluz de Bomberos en Málaga e integrante del Comité de Huelga, siguen ahí. Así, asegura que "la foto general es el estado de los vehículos, herramientas y situaciones, que hemos tenido que ir al juzgado, a la inspección de trabajo, a denunciarlo, como por ejemplo, tener los equipos de aire incluso sin su revisión obligatoria; lo que para nosotros es nuestro pulmón que nos garantiza en una situación de aire que no es respirable, en un fuego, en un escape de gas  que nos protege de esos riesgos, no estaban ni siquiera revisados y como eso muchas más cosas”.

Pacheco sitúa el origen del conflicto “por la falta de medios y recursos” mucho antes, porque “en el año 2013 el Ayuntamiento cambió una ordenanza municipal para los presupuestos finalistas de bomberos que fueran destinados a otros usos o usos generales y desde entonces no se invierte en bomberos” ya que, aunque “es cierto que se presupuesta las mismas cantidades o incluso superiores, pero luego no se ejecutan”, y la realidad es que  a día de hoy, después de más de doce años de aquello, “los vehículos, muchos muy antiguos, con falta de mantenimiento, revisiones y que hacen que hay día que la autoescala por ejemplo, (ahora a raíz de los de Valencia que está en memoria de todos los servicios de bomberos), hay días que solo ha habido una autoescala de rescate para toda Málaga, teniendo en servicio cinco, pero que por esa falta de mantenimiento, se han ido averiando, no las han ido reparando y han estado allí”, de modo, recalca, que “solo hemos tenido solo una y actualmente tenemos o dos o tres operativas nada más habitualmente, porque incluso, el brazo articulado que tiene 42 metros de rescate para un poco más alturas hasta unas 12 o 13 plantas también lleva años que está fuera de servicio”.

El conflicto sigue, y por eso preguntamos a Pacheco si se ha conseguido algo en estos siete años: “Pues que estaban recortando bomberos, no cubriendo las jubilaciones, y al ponernos en huelga, han tenido que mantener ese mínimo de servicio y lo han hecho,  ¿cómo? requiriendo a personal fuera de servicio para cubrirlo”, lo que ha hecho que los camiones o determinados parques de bomberos, estén con las dotaciones completas”, además de eso, “forzando a día de hoy que estén sacando las plazas que no estaban sacando, ya que recientemente ha habido una convocatoria de 40 bomberos, jubilaciones más unas pocas vacantes, que viene a recuperar un poquito a cómo estábamos en 2008, cuando éramos 320, mientras que  actualmente somos 290 y todavía estamos muy por debajo de cómo estábamos hace ya bastantes años”. A su juicio, la plantilla ideal de Málaga debe tener “unos mínimos de 400 o 420 bomberos, hemos estimado por los servicios que prestamos y departamentos y demás y serían unos 420”.

Pacheco compara la situación con la de ciudades como Sevilla, que “tienen 500 y pico de bomberos con un poquito más de población”. Pero que también, mantiene cosas que aquí se han ido perdiendo porque “también han recortado el servicio de ambulancias y no han cubierto las jubilaciones, por ejemplo, volviendo a Sevilla, tiene también su propio servicio de ambulancia que aquí lo han ido recortando igual que eliminaron el grupo de rescate, y el de salvamento también lo quitaron, que estaba especializado en rescates en altura, espeleología submarinismo, eso también se lo han cargado”.

El representante sindical nos aclara el cambio de estrategia vivido en su lucha en este tiempo, desde aquellos primeros tiempos en que sobre todo, se tuvo mucha presencia en forma de manifestaciones y protestas en la calle: “Descubrimos que, a raíz de todas estas manifestaciones con más o menos apoyo ciudadano y de políticos,  luego no tenía resultado ninguno, de hecho, a nivel político, a lo que nos han querido vincular muchas veces para intentar desprestigiar lo que es el conflicto laboral, nos decían que manifestándonos en las calles incluso habían sacado más votos, eso a nosotros nos daba igual, porque lo que queremos es solucionar los problemas”.

Así, asegura Pacheco que “todo eso producía un desgaste interno que luego no tenía resultado, por eso, la vía que hemos tomado ahora es la de los juzgados, y tenemos ya en torno a 15 o 20 sentencias favorables de cuestiones que hemos denunciado”. Pone por ejemplo una del año pasado: “El tema del servicio de prevención de salud que debe tener el Ayuntamiento por el número de trabajadores que tiene, pues no lo tenía, al denunciarlo nosotros, los bomberos, un colectivo de 300 empleados públicos al juzgado, nadie más, y el Ayuntamiento ha sido condenado a cumplir la ley en materia de prevención de riesgos laborales. Ahora, han sacado las plazas y las tienen que cubrir”.

Y así muchas otras cuestiones, dice, que se han denunciado, también ante la Inspección de Trabajo, “otro organismo que está obligando al Ayuntamiento a base de denuncias”. A pesar del coste que les supone: “Estamos costeándolo los afiliados del sindicato de bomberos, pero lo judicializamos todo porque no nos están dejando otra vía”, porque considera que es “eso, o decir, bueno hasta aquí hemos llegado, nos rendimos, y el día que pase algo, que cada uno asuma sus consecuencias, lo que pasa, es que como colectivo, si no peleamos nosotros por nosotros, nadie va a venir a hacerlo”.

Pacheco considera que por parte del Gobierno municipal “hay un inmovilismo total”, y tiene su propia idea de por qué ocurre: “Esto es una apreciación más personal, pensamos que trasciende lo político, que no es una cuestión política, sino más bien como una posición de fuerza: yo digo esto por aquí y a mí no me vais a decir lo que tengo que hacer, pero esto es una equivocación, pensamos nosotros”.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN