Quantcast
El tiempo en: Jerez
Sábado 16/10/2021

Málaga

Aumenta el área de distribución de los mosquitos vectores del dengue

La rápida propagación del dengue, una enfermedad vírica transmitida por mosquitos del género Aedes, representa una amenaza de pandemia a nivel mundial

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Mosquitos que transmiten el dengue

Investigadores del Departamento de Biología Animal de la Universidad de Málaga han publicado un artículo en el que advierten del aumento del área de distribución de los mosquitos vectores del dengue, lo que redunda en la rápida transmisión de la enfermedad en las regiones tropicales.

La rápida propagación del dengue, una enfermedad vírica transmitida por mosquitos del género Aedes, representa una amenaza de pandemia a nivel mundial, ha recordado este viernes la Universidad de Málaga en un comunicado.

El riesgo de transmisión aumenta debido a la globalización, a través de viajeros que transportan el virus con facilidad, y a la rápida expansión de los mosquitos vectores, favorecida por el tráfico intercontinental de mercancías.

Por este motivo, es necesario evaluar la extensión geográfica de la propagación del dengue y predecir cambios geográficos en el riesgo de transmisión.

Además, los científicos sostienen que en las regiones tropicales existen factores cuya participación en la transmisión del dengue podría estar siendo subestimada, como es la contribución del ciclo selvático, es decir, la transmisión entre primates de distintas especies, incluido el ser humano, por vectores selváticos.

En el estudio se analiza la base de datos de casos de dengue más completa hasta el momento, generando mapas mundiales de alta resolución para determinar los cambios geográficos del riesgo de transmisión acaecidos desde finales del siglo XX.

Del estudio se desprende la posibilidad de que grandes áreas ya expuestas a la presencia de mosquitos Aedes invasores, pero apenas afectadas aún por el dengue, como el sureste de China, Papúa Nueva Guinea, el norte de Australia, el sur de los Estados Unidos, las regiones interiores de Colombia y Venezuela, Madagascar y el sur de Europa y de Japón, experimenten una propagación de la enfermedad.

Los resultados del análisis incluyen tres posibles escenarios biogeográficos relacionados con el riesgo de transmisión de dengue, el primero de los cuales señala que existen zonas con condiciones favorables tanto a la presencia del virus como de mosquitos vectores, en cuyo caso el riesgo de transmisión es muy alto.

Más allá de las áreas endémicas de dengue en el sudeste asiático, en África y en Sudamérica, hay regiones del mundo en este mismo escenario.

Es el caso del sur de Asia, donde Pakistán, libre de dengue hace tan solo dos décadas, se enfrenta ahora a esta enfermedad con un elevado número de casos anuales registrados.

El segundo escenario determina que hay otras zonas donde las condiciones ambientales favorecen la presencia del virus, pero no la presencia de mosquitos vectores, circunstancia que se detectaba en Sudamérica a finales del siglo XX, en amplias regiones de la cuenca amazonense.

En la actualidad, la región muestra un panorama diferente en el que los vectores encuentran condiciones favorables, se asientan exitosamente y aumenta el riesgo de transmisión entre seres humanos.

No siempre esta dinámica puede achacarse a cambios ambientales que se producen en el entorno, pues contribuyen en gran medida el acercamiento de los mosquitos Aedes influido por la acción humana, y el gran potencial adaptativo que estos insectos están mostrando en ambientes donde antes no solían prosperar.

Por último, están las zonas ambientalmente favorables a la presencia de mosquitos vectores, pero no a la presencia del virus, lo que sucede, por ejemplo, en el sur de Europa.

En España, el mosquito tigre (Aedes albopictus) comenzó a establecerse con éxito en los primeros años del presente siglo y, si bien la región se encuentra lejos de las áreas endémicas de dengue, continuamente llegan a nuestro país viajeros que padecen la enfermedad.

Finalmente, el estudio analiza la contribución de los primates y de los mosquitos vectores selváticos al aumento del riesgo de transmisión de dengue en zonas de Asia, África y Sudamérica.

La transmisión del virus al ser humano desde otros primates, si bien es escasa, está documentada en Asia y en África.

Esta investigación sugiere que este tipo de transmisión podría estar ganando importancia, tal vez como resultado de fenómenos como la deforestación, el cambio climático y la expansión geográfica de los vectores. 

COMENTARIOS