Quantcast
El tiempo en: Jerez
Jueves 26/05/2022  

sociedad

La Guardia Civil requisó unos 800.000 artículos pirotécnicos en la Navidad

Especialistas en armas y explosivos del instituto armado realizaron estas incautaciones en establecimientos de venta o distribución

Publicidad AiPublicidad Ai
  • Coche de la Guardia Civil.

La Guardia Civil intervino en España 800.000 artefactos pirotécnicos durante la campaña de Navidad en las cerca de 600 inspecciones que se llevaron a cabo para garantizar la seguridad de las personas y detectar la venta no controlada de este material.

Especialistas en armas y explosivos del instituto armado realizaron estas incautaciones en establecimientos de venta o distribución de artículos pirotécnicos, donde intervinieron bombetas, truenos de impacto, cohetes, petardos o baterías.

En estas tiendas, según ha informado este miércoles la Guardia Civil, los agentes detectaron más de 60 infracciones que han sido puestas en conocimiento de las autoridades competentes.

El objetivo fundamental de estas actuaciones era controlar la venta no autorizada de este tipo de productos y evitar los accidentes que podría ocasionar un uso inadecuado.

Estas inspecciones, que se realizan a lo largo de todo el año, se intensificaron en las fechas navideñas ya que son las más propensas a la utilización de estos productos.

La Guardia Civil advierte de que estos artículos son "ingenios o artefactos cargados de materias o mezclas pirotécnicas, generalmente deflagrantes", por lo que se deben extremar las precauciones a la hora de manipularlos.

Por ello recomienda su adquisición en puntos de venta autorizados, de proveedores de contrastada garantía y siempre conforme a la legislación vigente.

Estos locales autorizados cuentan con instalaciones dotadas de las idóneas condiciones de conservación, algo que no pueden garantizar los puestos de venta ambulante, que tienen prohibida su comercialización al público.

Asimismo, el instituto armado aconseja que el manejo de petardos por menores siempre se realice con la supervisión de un adulto, en lugares abiertos y alejados de personas y animales.

También pide que no se guarden los artículos pirotécnicos en ropas ni bolsillos y que no se manipulen sus componentes ni se extraiga su contenido.

TE RECOMENDAMOS